Casi 80 años después, identificaron al hombre que traicionó a Ana Frank

Ana Frank, sin duda una de las figuras que será recordada a lo largo de los años gracias a su historia, que pese a tener un final trágico, es la prueba del sentido de supervivencia que incluso desde pequeños, el ser humano puede tener.

Su libro “El Diario de Ana Frank” le ha dado la vuelta al mundo revelando lo que vivió durante el Holocausto, cuando los judíos estaban siendo exterminados por órdenes de Adolfo Hitler, quien se convirtió en el máximo dirigente de la Alemania nazi.

¿Cuándo descubrieron el escondite de Ana Frank?

La joven llegó hasta el punto de vivir escondida por dos años en un anexo secreto situado situado en un almacén junto a un canal de Ámsterdam, sin embargo, el 4 de agosto de 1944 ella junto con otros siete judíos fueron descubiertos por los nazis y fue en ese momento en el que la eterna pregunta surgió: ¿quién delató a Ana Frank?

Historias de aquellos que murieron en el infierno que fue el Holocausto son incontables, el exterminio fue tal, que hasta la fecha solo hay aproximaciones sobre cuánta gente murió en aquella época y Ana se convirtió en una de esas historias.

Su destino fue inevitable y murió en el campo de concentración de Bergen-Belsen a los 15 años, mientras los demás judíos fueron deportados.

¿Quién traicionó a Ana Frank?

Gracias a una investigación que duró seis años, finalmente se logró descubrir quién reveló el escondite de la joven.

Fue el notario judío Arnold van den Bergh, quien daría a conocer el lugar dónde Ana estaba escondida para evitar ser llevada por los nazis pues se sabía que quien era llevado por los alemanes, no regresaba nunca más.

Un equipo que incluye al agente retirado del FBI estadounidense Vincent Pankoke y a una veintena de historiadores, criminólogos y especialistas en datos llegaron a la conclusión que el notario habría confesado sobre el escondite para salvar a su propia familia.

Van den Bergh, quien murió en 1950, tenía acceso a información sobre el escondite porque era miembro del Consejo Judío de Ámsterdam en tiempos de guerra.

Los escépticos del caso

Por otro lado están los escépticos, expertos que difieren de dicha investigación y subrayan que las pruebas no son concluyentes.

Erik Somers, del Instituto Neerlandés para el Estudio de la Guerra, el Holocausto y el Genocidio, es uno de ellos y en entrevista para Reuters dijo que en realidad la investigación se basaba en una nota anónima que lo identifica y en suposiciones sobre las instituciones judías de Ámsterdam en tiempos de guerra.

Pese a las diferencias que hay sobre quién fue el responsable de dejar al descubierto el escondite de la joven, la realidad es que su historia perdurará a lo largo del tiempo gracias a Miep Gies, una de las ayudantes de la familia, pues ella fue quien mantuvo a salvo el diario hasta que su padre Otto, el único sobreviviente de la guerra, decidiera publicarlo en 1947.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Es así como desde entonces “El Diario de Ana Frank” ha conquistando a millones de lectores, que en las palabras de una adolescente, terminaron por adentrarse en una de las épocas más trágicas y crueles de la historia.

Con información de Reuters

We would like to give thanks to the author of this post for this remarkable web content

Casi 80 años después, identificaron al hombre que traicionó a Ana Frank

Debatepost