Colectivo 23: Transformarse a golpes

Con el imperio de lo digital durante estos años de pandemia hay dolor por todas partes de la ecuación, platica Cristina Elías, directora general de la edtech Colectivo 23.

La mayoría de empresas no tenían el talento para afrontar la distancia con sus consumidores y los profesionales los conocimientos para poder proveer de soluciones a un mercado necesitado.

Como explica Cristina, es en este contexto en el que la educación digital como la que ofrece su startup ha probado ser de alta demanda.

Colectivo 23 es una escuela para profesionales enfocada en el desarrollo de habilidades digitales de probada demanda dentro del mercado laboral de startups y empresas tradicionales latinoamericanas.

Al momento, la plataforma se especializa en la educación a distancia en cursos de diseño de experiencias de usuario, marketing digital, desarrollo y liderazgo en negocios digitales.

“Son puestos de trabajo muy puntuales que han ido saliendo en las empresas que están pasando por transformación digital y en los cuales hay mucha escasez de talento.

“A las empresas en la región les es muy difícil encontrar gente calificada en esta áreas y los profesionales que ya están trabajando se dan cuenta de que hay una necesidad de aprender y cambiar su set de habilidades”, platica.

La emprendedora explica que por “habilidades digitales” por lo general se piensa en programadores, ingenieros y desarrolladores, mejor conocidas como habilidades STEM.

Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en 2020 hubo más de 1 millón de vacantes en este tipo de puestos, mientras que menos de 100 mil profesionales se graduaron en toda la región latinoamericana.

Sin embargo la transformación digital de los últimos años ha llegado a todas las áreas corporativas, especialmente aquellas que tienen contacto con los usuarios, tales como interfaz, comunicación, producto, y desarrollo de negocios.

“Si una persona trabaja hoy en día en una organización y piensa que no es talento digital, se está quedando atrás, no importa si se hacen finanzas, recursos humanos, producto u operación”.

Por ejemplo, al cierre de febrero de este año existían sólo en LinkedIn 19 mil puestos en Latinoamérica abiertos a candidaturas en el área de marketing digital.

Sin embargo –como refiere Cristina–, los conocimientos en las áreas de crecimiento, marketing y producto digital evolucionan constantemente con el arribo de nuevas herramientas, lo que dificulta a las personas ocupadas el estar bien actualizadas.

Por esta razón la plataforma echa mano de “practicantes” que están trabajando en cada área y dan forma a los contenidos de los cursos, los imparten y actualizan constantemente.

“El curso de marketing de hoy no es el mismo de hace seis meses, tenemos que ir cambiando en el camino”.

Al momento el 85 por ciento de los usuarios de la plataforma trabajan para empresas medianas y grandes, muchas de ellas de larga data.

Esto refleja –dice– cómo empresas tradicionales han ido adoptando la forma de trabajo de startups, reconocidas por su rápido crecimiento y operatividad basada en tecnología.

“Las startups pueden aprender y probar cosas de manera más rápida. Las personas trabajando en grandes empresas ven eso y buscan aplicarlo en el lugar donde están.

“El dolor del mercado más grande viene de las empresas que están pasando por esta transformación digital y que necesitan que sus colaboradores tengan estas habilidades por cómo ha evolucionado el negocio.

“Por el otro lado las personas se han dado cuenta que el compañero techie de 26 años está hablando de cosas que no entienden y no quieren quedarse rezagadas. Hay pain points de ambos lados de la ecuación”.

Así, según refiere Cristina, el objetivo de este tipo de educación es que los profesionales adquieran habilidades para cambiar de rubro, acceder a nuevos puestos, o simplemente para adquirir una base de entendimiento para no quedarse rezagados en un contexto que cambia rápido.

Una de las métricas más importantes para la startup es que el 50% de sus egresados cambian de puesto de trabajo dentro de los próximos tres meses.

Durante los dos años de existencia de la plataforma por sus aulas virtuales han pasado más de 6 mil profesionales prestando sus servicios para más de 70 empresas, algunas de ellas con gran relevancia en la región como Rappi, Despegar, Falabella, Mercadolibre, BBVA, Interbank o Ab-Inveb.

“Es muy importante para volverte talento que puedas ser muy iterativo, no temerle a cambiar el producto, el servicio e ir muy rápido, abrazar la incertidumbre”.

LA OLA

Colectivo 23 fue creado en Lima, Perú, justo antes de la pandemia en 2019 como un venture corporativo de Grupo Intercorp, uno de los conglomerados más relevantes en el país andino al ser la matriz de 27 empresas en diferentes rubros, desde la farmacéutica hasta seguros y bancos.

“Con más de 80 mil trabajadores en las distintas empresas se dan cuenta (en el Grupo) que al intentar pasar por la transformación digital el principal bloqueo que tenían es que no había talento digital. No sólo era un problema nuestro, sino global”.

Antes de sumarse a Colectivo 23 Cristina había trabajado para la marca de ropa Green Design como encargada de crecimiento, asimismo inició una startup propia enfocada en la difusión del arte y la cultura en el Perú, la cual desapareció con el encierro masivo.

“El aprendizaje más grande que tuve en estos dos proyectos tuvo que ver con las personas, si no tienes el talento correcto hay un límite para lo que puedes hacer. Hoy todo tiene que ver con equipos”.

Según explica, a partir de marzo del 2020, al inicio de la pandemia global, las empresas de todos los rubros se vieron obligadas en cierta medida hacia una transformación digital.

De la nada –dice– todas estas habilidades se volvieron indispensables. Los canales digitales de venta fueron mucho más relevantes y al mismo tiempo se lanzaron productos y servicios digitales para cerrar la brecha con los consumidores durante el encierro.

Asimismo, las empresas tuvieron que replantear su capacidad de ser ágiles en cuanto a sus procesos y comunicaciones de manera remota.

“Al inicio era difícil convencer tanto a personas como empresas que era necesario invertir en estas habilidades digitales, (…) pero fue una suma de muchas cosas que sucedieron en la pandemia que están englobadas por la transformación digital a golpes.

“Las empresas se dieron cuenta de que no tenían el talento con las habilidades para poder afrontar esos dolores y hay una guerra mundial por este talento digital”.

De acuerdo con una encuesta reciente entre CEOs globales levantada por la consultoría McKinsey, sólo el 30% de las empresas que intentaron una transformación digital durante el 2020 lo lograron satisfactoriamente.

Algunas de las métricas más importantes para lograr una transformación digital, según la firma, son el retorno sobre las inversiones digitales, el porcentaje del presupuesto total dirigido a iniciativas digitales y el tamaño del mercado capturado a través de plataformas digitales.

El atraer talento digital suficiente, y retenerlo, es uno de los principales retos en este esfuerzo.

“Colectivo 23 nace con este propósito de cerrar la brecha de talento digital en toda Latinoamérica, tratamos de ser un puente entre la empresa y el individuo para que hagan un match”.

Según explica la ejecutiva, Colectivo 23 forma parte de una nueva oleada de edtechs que están capitalizando la internacionalización del talento así como la normalización trabajo remoto que acompañaron a la pandemia, una tendencia en la que que firmas como Coursera o Platzi han ido marcando la pauta.

Se estima que sólo en Latinoamérica ya hay 20 millones de personas tomando cursos en línea, por lo que la competencia ha hecho que nuevas plataformas como Colectivo 23 tengan que refinar su modelo de aprendizaje y de negocios, enfocándolos en resultados más allá de sólo postear videos con clases.

Según Cristina, la plataforma ha venido creciendo 300% en usuarios año con año y actualmente el 30 por ciento de sus usuarios se encuentran fuera de Perú.

Explica que derivado de su penetración en el mercado mexicano este año se espera que las operaciones peruanas pasen a ser una minoría.

Para la directiva, México representa un mercado estratégico debido a la intensa actividad de mercado de venture capital y startups en el último par de años, siendo grandes catalizadores en la demanda de talento capacitada la oleada reciente de unicornios mexicanos, como Kavak, Bitso o Incode.

“Le vemos mucho potencial a México no solamente por el tamaño en el mercado, sino por el tamaño del reto por la calidad de talento que hay”, refiere Cristina, quien adelanta que abrirán sus primeras oficinas fuera de Perú en México este 2022.

“Me gusta surfear aquí en Lima y siempre digo que no van a dejar de llegar olas que nos van a revolcar, pero tenemos que seguir aprendiendo”.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

We wish to thank the author of this article for this awesome web content

Colectivo 23: Transformarse a golpes

Debatepost