El charco inútil

Si bien Mariana Garza proviene de una familia de artistas y podría reclamar para sí aquel viejo adagio que asegura que “hijo de tigre, pintito”, ella no se ha conformado con cosechar, sino que se ha dedicado a sembrar en un campo, conocido como teatro.

Aunque todos la conocimos cantante como parte de Timbiriche, Mariana empezó su carrera como actriz, que tuvo que “guardar” algunos años, ante el éxito abrumador del grupo infantil allá a principios de los 80.

Y digo “guardar” entre comillas porque con Timbiriche formó parte del musical Vaselina, en el que era evidente su talento actoral; y a aquel inolvidable montaje siguieron otros como Oz, El soldadito de plomo, Él y sus mujeres, Regina, Yo madre, yo hija, Sherezada, Pinocho, la trilogía Sólo quiero hacerte feliz, Plaza Sésamo, Aquí y ahora, Lobos por corderos, Nerium park, Los monólogos de la vagina, Instrucciones para una muerte feliz, Nuestro cuaderno rojo, Elena y más recientemente Pequeñas grandes cosas.

Su amor por el teatro quedó nuevamente de manifiesto al fundar al lado de Pablo Perroni los espacios escénicos Milán y Lucerna; y luego por impulsar fuertemente la entrega de los premios Metro, de los cuales se ha convertido en el corazón.

Hoy Mariana está nuevamente en la escena con una obra maravillosa y terrible al mismo tiempo: El charco inútil, del multipremiado y muy exitoso dramaturgo David Desola, de quien hemos visto en México su obra Almacenados, así como sus guiones de la misma historia y En el último trago.

Por lo que se ve, Desola es un autor que combina la crudeza de la realidad con el humor, lo que hace que el mundo se vea aún más duro. En El charco inútil, ganadora del premio Lope de Vega, confronta, enfrenta, reúne a dos personas destruidas: un maestro que ha abandonado la docencia luego de un incidente altamente violento con un alumno y una madre que ha perdido a su hijo (en la historia original en los atentados ferroviarios de Madrid en 2004) y que se “niega” a aceptar el hecho.

La obra tiene una construcción de cajas chinas, en la que un secreto esconde otro, y otro y así sucesivamente con cada escena.

Esto lo han captado muy bien directora y escenógrafo, que apoyan a la perfección este desvelamiento paulatino. Los respectivos responsables son: Ruby Tagle y Jesús Hernández.

Ahora bien, eso se concreta en las actuaciones, estupendas las tres, de Mariana Garza, quien, como diría la Biblia, ha crecido en edad, sabiduría y gracia; virtudes a las que hay que sumar talento, entrega, responsabilidad, compromiso, valor, constancia, arriesgue… y otros más.

Ya tiene muchos montajes de crecimiento constante, y éste no es la excepción. ¡Bravo Mariana!

Alberto Estrella —de quien en otra ocasión en este mismo espacio hice un recorrido por su sólida carrera— está nuevamente estupendo; al igual que David Hevia.

El charco inútil se presenta en el Teatro Helénico hasta el 20 de marzo, los jueves y viernes a las 20:00 horas; los sábados a las 19:00 y los domingos a las 18:00 horas.

Ah, y por si fuera poco, Mariana apoya causas como la recaudación de fondos que se realizará este 8 de marzo, a través de la página de facebook de CASA HOGAR ALEGRÍA IAP, a beneficio de la misma.

We would love to say thanks to the writer of this post for this amazing material

El charco inútil

Debatepost