Energías limpias para el hogar

Los últimos informes del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático muestran que para evitar pérdidas y daños masivos por el calentamiento global, las naciones deben actuar rápidamente para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero.

La buena noticia es que los expertos creen que aún es posible reducir a la mitad las emisiones globales de gases de efecto invernadero para 2030, esto mediante medidas como el uso de la energía de manera más eficiente, la desaceleración de la deforestación y la aceleración de la adopción de energías renovables.

Muchas de esas estrategias requieren nuevas leyes, regulaciones o financiamiento para avanzar a la velocidad y escala que se necesita. Pero una estrategia que es cada vez más factible para muchos consumidores es alimentar sus hogares y dispositivos con electricidad de fuentes limpias.

Estas cuatro recomendaciones explican por qué la electrificación de los hogares es una estrategia climática importante y cómo podemos empezar a ponerlas en práctica como consumidores.

¿Por qué lo eléctrico?

Tan solo en Estados Unidos, desde el año 2020 el uso de energía en el hogar representó aproximadamente una sexta parte del consumo total de energía. Casi la mitad (47 por ciento) de esa energía provino de la electricidad, seguida del gas natural (42 por ciento), el petróleo (8 por ciento) y las energías renovables (7 por ciento). Con mucho, el mayor uso de energía en el hogar es para la calefacción y el aire acondicionado, seguido de iluminación, refrigeradores y otros electrodomésticos.

La forma más eficaz de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del consumo de energía en el hogar es sustituir el petróleo y el gas natural por electricidad generada a partir de fuentes de carbono bajas o nulas. Y el sector energético de varios países se está moviendo rápidamente de esa manera. Como mostró un informe de 2021 del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, los productores de energía han reducido sus emisiones de carbono en un 50 por ciento de lo que predijeron los expertos en energía en 2005.

“Esta caída ocurrió gracias a los impulsores de la política, el mercado y la tecnología”, concluyó un equipo de analistas del laboratorio de dicho laboratorio. Las energías eólica y solar se han ampliado y han reducido sus costos, por lo que las empresas de servicios públicos las utilizan cada vez más.

El gas natural barato ha reemplazado la generación a partir del carbón más sucio. Y las políticas públicas han fomentado el uso de tecnologías energéticamente eficientes como las lámparas LED. Estas tendencias convergentes hacen que la energía eléctrica sea una opción energética cada vez más respetuosa con el medio ambiente.

Bombas de calor para días fríos y calurosos

Dado que la calefacción y la refrigeración consumen mucha energía, cambiar de un sistema de calefacción alimentado por petróleo o gas a una bomba de calor puede reducir en gran medida la huella de carbono de una casa.

Como explica el experto en sustentabilidad de la Universidad de Dayton, Robert Brecha, las bombas de calor funcionan moviendo el calor dentro y fuera de los edificios, no quemando combustibles fósiles.

“El fluido extremadamente frío circula a través de bobinas de tubería en la unidad exterior de la bomba de calor”, escribe Brecha.

“Ese fluido absorbe energía en forma de calor del aire circundante, que es más cálido que el fluido. El fluido se vaporiza y luego circula hacia un compresor. Comprimir cualquier gas lo calienta, por lo que este proceso genera calor. Luego, el vapor se mueve a través de bobinas de tubería en la unidad interior de la bomba de calor, calentando el edificio”.

En verano, el proceso se invierte: las bombas de calor toman energía del interior y mueven ese calor al exterior, al igual que un refrigerador extrae el calor de la cámara donde almacena los alimentos y lo expulsa al aire en la habitación donde se encuentra.

Otra opción es una bomba de calor geotérmica, que recoge el calor de la tierra y utiliza el mismo proceso que las bombas de calor de fuente de aire para trasladarlo a los edificios. Estos sistemas cuestan más, ya que su instalación implica la excavación para enterrar las tuberías bajo tierra, pero también reducen el uso de electricidad.

Cocinar sin gas ni fuego

Para las personas que cocinan, el mayor obstáculo para optar por la electricidad es la perspectiva de usar una estufa eléctrica. Muchos chefs caseros consideran que las llamas de gas responden mejor y son más precisas que los quemadores eléctricos.

Pero la inducción magnética, que cocina los alimentos generando un campo magnético debajo de la olla, elimina por completo la necesidad de encender un quemador.

“En lugar de los quemadores convencionales, los puntos de cocción de las estufas de inducción se denominan fogones y consisten en bobinas de alambre incrustadas en la superficie de la estufa”, escribe el profesor de ingeniería eléctrica de la Universidad de Binghamton, Kenneth McLeod.

Mover una carga eléctrica a través de esos cables crea un campo magnético, que a su vez crea un campo eléctrico en el fondo de los utensilios de cocina. “Debido a la resistencia, la sartén se calentará, aunque la encimera no”, explica McLeod.

Las placas de inducción se calientan y enfrían muy rápidamente y ofrecen un control de temperatura muy preciso. También son fáciles de limpiar, ya que están hechas de vidrio, y son más seguras que las cocinas eléctricas, ya que las placas no se mantienen calientes cuando se quitan las sartenes. Muchas empresas de servicios públicos están ofreciendo reembolsos para cubrir el costo más alto de las estufas de inducción.

Coches eléctricos como fuentes de respaldo

Los sistemas de electricidad como la calefacción del hogar y la cocina hicieron que los residentes fueran aún más vulnerables a los cortes de energía. Pronto, sin embargo, podría estar disponible un nuevo sistema de respaldo: alimentar su hogar desde su vehículo eléctrico.

Con el aumento del interés en los automóviles eléctricos y las camionetas livianas en Estados Unidos, los fabricantes de automóviles están introduciendo muchos modelos y diseños nuevos de vehículos eléctricos. Algunos de estos nuevos viajes ofrecerán carga bidireccional: la capacidad de cargar la batería de un automóvil en casa, luego transferir esa energía a la casa y, finalmente, a la red.

Solo unos pocos modelos ofrecen esta capacidad ahora, y requiere un equipo especial que puede agregar varios miles de dólares al precio de un EV. Pero el experto en energía de Penn State, Seth Blumsack, ve valor en esta tecnología emergente.

“Permitir que los propietarios de viviendas utilicen sus vehículos como respaldo cuando se corta la energía reduciría los impactos sociales de los apagones a gran escala. También daría a las empresas de servicios públicos más tiempo para restaurar el servicio, especialmente cuando hay daños importantes en los cables y postes de energía”, explica Blumsack.

“La carga bidireccional también es una parte integral de una visión más amplia de una red eléctrica de próxima generación en la que millones de vehículos eléctricos toman energía de la red y la devuelven constantemente, un elemento clave de un futuro electrificado”.

* Editor de Medio Ambiente y Energía de The Conversation.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

We would like to give thanks to the author of this short article for this amazing web content

Energías limpias para el hogar

Debatepost