Clima de cancha y la frase que quebró a Del Potro: detalles de una noche histórica en el Lawn Tennis

Desde temprano el Buenos Aires Lawn Tennis Club empezó a tener otro aire. Apenas abrió sus puertas, el público que ingresaba solo pensaba en una cosa: hoy puede ser el último partido de Juan Martín Del Potro en una cancha de tenis. Y así lo vivieron todos: como si fuera el último. Nadie quería perderse una noche que será especial y que ocupará un lugar entre las más emocionantes de la historia del deporte.

Apenas se conoció el horario del entrenamiento del tandilense en la cancha 12, la más próxima al court Guillermo Vilas, la gente empezó a planificar cómo sería su jornada: es que no entran más de 150 personas a la tribuna tubular que permitiría ver la práctica de Del Potro, a las 17.30, y había que guardar un lugar.

Al menos así lo entendieron los fanáticos que estuvieron casi dos horas y media esperando bajo el sol (¡que estaba bastante fuerte!) esperando que finalmente Del Potro saliera a las 17.47 a una de las canchas auxiliares, en donde ya estaba entrenando Diego Schwartzman desde hacía un rato. Con un vendaje en su rodilla derecha, “La Torre” hizo desplazamientos lentos hacia los costados y probó sus primeros golpes. No se apreciaban quejas ni dolores y se mostraba enfocado en la noche, su noche, en la que todo pasaría por la cabeza y el corazón.

Juan Martín Del Potro, en su última práctica en el Lawn Tennis Club.

Cuando se dice que nadie quería perderse de ver a Delpo, no se exagera: dentro de la cancha hay no menos de 20 personas, entre tenistas, entrenadores (estuvo Guillermo Coria, capitán del equipo de Copa Davis), fotógrafos, camarógrafos y hasta Silvana, la madre del Peque, quien presenció la práctica de su hijo y fue testigo de los primeros movimientos del tandilense. El público, respetuoso del momento, apenas aplaudía tímidamente al ex número 3 del mundo en el ingreso y en su despedida.

Afuera, la euforia se veía reflejada en más de cinco cuadras de fila para entrar al estadio. Se vivieron escenas futboleras. Gente que no consiguió entrada y “paga lo que sea” por estar, fanáticos con camisetas y banderas con la cara de Del Potro y hasta algunos, los más osados, que llevaron hasta bengalas.

Adentro espera Patricia, su madre, quien nunca lo vio en una cancha de tenis junto a Julieta, su hermana, con quienes se daría un abrazo interminable una vez finalizado el partido.

El abrazo de Del Potro con Patricia, su mamá.
El abrazo de Del Potro con Patricia, su mamá.

Hay personas que fueron muy importantes su carrera como Marcelo Gómez, su formador, personalidades destacadas del deporte como Gabriela Sabatini y también está “La banda del salamín”, el grupo de amigos de la escuela de Del Potro, que llegaron desde Tandil con bombos, redoblantes y una remera con la frase: “Qué placer verte otra vez”. El tenista, para esta noche, pidió 80 entradas de protocolo. La sensación es que, tras la conferencia del sábado, si el partido se hacía en la Bombonera, la cancha también se hubiera llenado.

A las 20.20 el estadio Guillermo Vilas se vino abajo. Vestido de negro y con vincha blanca, Del Potro sale a la cancha y recibe la primera ovación de la noche. En las tribunas no entra un alfiler. La gente de la organización no sabe dónde ubicar a la gente que tiene su entrada, con su asiento designado, pero no encuentra su lugar desocupado cuando se dirige al mismo. Se sientan en las escaleras. Para no extrañar a lo que pudo haber sido una noche en la Bombonera, el repertorio musical es de cancha. Desde “Delpo, mi buen amigo”, hasta “Tomala vos, dámela a mí, volvió la Torre de Tandil”. Bombos y redoblantes. Las bengalas no, claro, quedaron afuera.

El Lawn Tennis, repleto para ver a Juan Martín Del Potro ¿por última vez?
El Lawn Tennis, repleto para ver a Juan Martín Del Potro ¿por última vez?

El partido arrancó y Del Potro quebró en el primer game. ¡El estadio es una locura! Los nervios de Federico Delbonis hacen que el tandilense arranque ganando un partido que será una anécodota. Del Potro se mueve poco y es lógico: hace dos años y medio que no entra a una cancha de tenis. Qué importa, esta noche, la historia pasa por otro lado. Incluso, por momento el juego tenía rasgos amistosos.

El reloj que marca los 25 segundos que un jugador tiene para sacar, se detiene cuando le toca servir al tandilense. Con el partido claramente favorable para el azuleño, ganador del punto más importante de la Copa Davis 2016, los hinchas empiezan a hacer su papel. Entre ovaciones por cada punto de Delpo, aparecen algunos comentarios. “Dejate ganar, Fede” y “Delbonis, esta noche a media máquina”, son algunos gritos que bajan de las tribunas, entre otros que mejor no reproducirlos.

Algunos (muy pocos) incluso, se animaron a silbar al rival del tandilense, quien respetó a Del Potro de la mejor manera que podía hacerlo: jugando seriamente. Luego, finalizado el partido, fue reconocido. Para Delbonis también fue un partido especial y, por momentos, incómodo.

El último game del partido, que ya estaba definido, muestra a un Del Potro emocionado y quebrándose en llanto en pleno campo de juego. Dese la tribuna se escuchó, quizás, la frase más emotiva de la noche: “Sos joven, tenés todo para ser feliz”. El resto es historia.

Juan Martín Del Potro en la que podría haber sido su última noche como tenista.

La gente se pone de pie, ovaciona y registra un momento histórico. El tandilense nunca anunció oficialmente su retiro, aunque siente que es el final. Delbonis lo abraza como lo abrazarían las 5 mil personas que lloran en las tribunas y son testigos de un momento único. En pleno campo Del Potro pone en duda hasta la chance de ir al ATP de Río de Janeiro.

Claro, las emociones que se sintieron en ese estado difícilmente las encuentre en otro lugar. Si bien deja la puerta abierta en conferencia de prensa para seguir, confirma que hará un parate para estar bien. Así como tantas veces hizo feliz al público argentino, esta vez le tocó a él.

Juan Martín Del Potro en la que podría haber sido su última noche como tenista

We wish to say thanks to the writer of this post for this remarkable content

Clima de cancha y la frase que quebró a Del Potro: detalles de una noche histórica en el Lawn Tennis

Debatepost